Ya son 36 los beneficiarios que están dando sus primeros pasos en escritura y lectura en la escuela de alfabetización que se puso en marcha en junio y ya se preparara para ampliarse en los próximos días a Villa Mercedes y Luján, con la “alfabetización itinerante” que recorrerá todo el interior provincial.

Con distintos niveles de avances, algunos realizan sus primeros trayectos en lectura y escritura y otros, que ya cuentan con algunas nociones, avanzan en la comprensión. “Tenemos dos niveles, uno con aquellas personas que no tienen ningún tipo de herramientas y no se han acercado nunca a la lectura y escritura, y que en la actualidad son aproximadamente diez, el resto son los ‘mixtos o avanzados’ que tienen nociones básicas y es con quienes estamos avanzado para que concluyan la primaria ahora a la brevedad”, contó Soledad Funes, jefa del Subprograma de Capacitación y Formación.

“Nuestro objetivo es que al concluir el ciclo puedan rendir para validar su titulo de primaria e iniciar la segunda etapa de alfabetización digital, porque algunos de ellos tienen celulares, pero lo saben manejar muy poco, queremos que también incorporen herramientas para hacer los trámites mínimos, de escribir algunos mensajes de texto, agendar contactos, cuestiones organizativas que tienen que ver con la tecnología, para luego pasar a otra etapa más avanzada de acceder por ejemplo al Portal Saber y comenzar a hacer los puntos sin la ayuda de algún familiar”, agregó la funcionaria.

El ministro de Desarrollo Social, Nicolás Anzulovich, quien se sumó a la celebración del mes de clases, valoró los avances y felicitó a todos los alumnos. “Estamos llevando adelante lo que nos solicitó el gobernador de capacitar y brindar herramientas para la inserción laboral. Estos grupos que han quedado excluidos del sistema por diversos motivos y tienen mucha vulnerabilidad, son con quienes más tenemos que trabajar para lograr la verdadera inclusión social”, indicó.

“La tarea que tanto amamos que es alfabetizar es brindarles a ellos la oportunidad de un nuevo mundo, descubrir cosas que antes no podían y ahora las pueden hacer. Estamos muy emocionadas de que se haya podido concretar este hermoso proyecto”, expresó Mónica Gutiérrez, una de las alfabetizadoras.

Vale recordar que las docentes alfabetizadoras son todas beneficiarias del Plan de Inclusión, formadas y con experiencia en alfabetización, algunas con muchos años de experiencia en la educación rural.

Susana Britos, también alfabetizadora, comentó: “La escuela es la posibilidad que todos tenemos de aprender. Nosotros le enseñamos a leer y escribir, pero ellos nos enseñan infinidad de cosas, con ellos aprendemos muchísimo más de lo que hemos aprendido en nuestra vida, es súper valorable”.

“El impacto que ha tenido en ellos es este primer mes es enorme, desde el reconocimiento de su propia identidad, emocionarse al escribir su nombre, hasta el cambio corporal, la actitud, de levantar la mirada, mirarte a la cara, a empezar a conversar entre ellos, apoyarse y ayudarse, respetar hábitos como horarios y consignas, hasta lo emocional de empezar a contar sus historias de vida, las vivencias difíciles que han tenido, pero al poder compartirlas empiezan también un proceso de cura”, agregó Soledad Funes.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Desarrollo Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *