Con esa frase, la mayoría de los vecinos del complejo urbanístico de Villa Mercedes resumieron el impacto que genera en sus familias el pasar a contar con el servicio en sus domicilios, obra que durante la inauguración de su primera etapa se simbolizó cuando el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Alberto Rodríguez Saá, encendió una boca de control.

Sandra Romero, una de las flamantes usuarias del servicio, sostuvo que “los vecinos estamos muy contentos y muy agradecidos con el gobernador Alberto Rodríguez Saá y su equipo, porque esto nos cambia un montón la vida. Hasta ahora usábamos una salamandra para calefaccionar la casa, porque usar artefactos eléctricos resulta muy costoso, mientras que para cocinar dependíamos de garrafas, por lo que pasar a tener gas natural es tan importante. Además, todo fue muy rápido, cuando antes nos decían que la extensión demoraría mucho. Es la segunda felicidad que tengo en mi hogar, ya que después de alquilar mucho tiempo, el gobernador nos adjudicó la vivienda, por la que actualmente pago una cuota de $350, y hoy también cuento con gas; estamos felices”.

Para cada hogar, la obra representa un salto en la calidad de vida, como bien lo contó María Rosales: “Para mí, pasar a contar con gas natural es una gran cosa, pues tengo 9 hijos y soy paciente oncológica, entonces tener que salir a buscar una garrafa resultaba todo un tema, más en invierno. Ahora no veo la hora de ir a mi casa para prender la hornalla e inaugurar el servicio con un rico almuerzo para la familia”.

Nota, fotos y videos: ANSL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *