Nacido por iniciativa de madres y padres de chicos postrados en sillas de ruedas, el 23 de junio de 1977 nació oficialmente el Instituto Cultural y Recreativo del Lisiado, palabra ésta última que en el ’92 se cambió por Discapacitado, al sumarse con el paso del tiempo niños y jóvenes con diversas patologías, tanto motrices como mentales, la mayoría de ellas de características severas.

ICRED, una de las entidades más queridas de Villa Mercedes, cumple este jueves su 45° aniversario, que celebró de modo formal con un acto en su casa de Almafuerte 471, contando con la presencia de familiares de sus alumnos, como también representantes de diversas organizaciones y autoridades de la ciudad.

La ceremonia, íntima y muy emotiva, tuvo como protagonistas a los niños y jóvenes que asisten de lunes a viernes al instituto, al que consideran su segundo hogar, como es el caso de Alexis (19) y Johana (27), “dos de mis 17 hijos, que padecen de microcefalia y epilepsia, y que han salido adelante gracias a la contención que nos brinda ICRED -comentó Rosa Toranzo, madre de los chicos-. He pasado por muchas vicisitudes, entre ellas el haber quedado viuda y tener que ocuparme sola de mis hijos, algo que no podría haber logrado sin la ayuda de esta entidad, que también es como mi casa, mientras que todos los que aquí trabajan son como los segundos padres de Alexis y de Johana. Estoy muy agradecida por tanto apoyo”.

El testimonio de Rosa es una de las tantas historias difíciles que han encontrado en ICRED un capítulo de armonía y esperanza, como pudo apreciarse en la estampa folclórica preparada para el acto, en la que alumnos y el personal de la entidad demostraron su comunión cotidiana. “Sucede que la atención de los chicos es personalizada, como si fuera una familia, particularidad que es muy importante para lograr una mejor contención”, precisó Alejandro Maranghello, presidente de la comisión directiva de la entidad, quien agregó: “En la actualidad contamos con 37 alumnos, a quienes trasladamos desde sus hogares a nuestro edificio con transporte propio, tanto para participar de las jornadas, de lunes a viernes, como para recibir desayuno, almuerzo y merienda”.

El director del instituto, Juan Dávila, acotó que “a lo largo de los años hemos trabajado con diversos objetivos, desde la rehabilitación deportiva de personas que debían usar sillas de ruedas, hasta la contención de niños y jóvenes con patologías más severas, tanto motrices como mentales, mientras que ahora también estamos enfocándonos con mayor detalle en cuanto a los derechos de las personas con discapacidades, siempre con la premisa de lograr mejoras en su calidad de vida y en la de sus familias”.

La ministra de Salud, Rosa Dávila, una de las autoridades invitadas a participar del acto, comentó que “personalmente estoy muy feliz de acompañar en esta fecha a ICRED, una institución a la que conozco de siempre, por lo que la he visto progresar con el paso de los años, siempre con el compromiso de todo su personal para brindar su cariño y dedicación a chicos y adultos con distintas patologías, por lo que me une un afecto muy especial a esta casa. En esta oportunidad me toca además transmitir el saludo del gobernador Alberto Rodríguez Saá, como también ratificar el apoyo de las distintas áreas de salud y del Estado en general, para el bienestar de las personas que tengan algún grado de discapacidad.

Nota, fotos y videos: ANSL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.